10 consejos para conducir en desierto o arena

Con estos, ya ha tomado la decisión de ingresar a este campo Consejos para conducir en el desierto o arena y que tengas un buen viaje.

1.- Recomendaciones básicas

Al principio suena bastante banal decir que no todas las bicicletas son aptas para este terreno, pero no queremos quitarnos eso. Si desea conducir primero en el desierto, le recomendamos un moto de enduro.

2.- Estado de los neumáticos

Entonces es importante que los neumáticos se inflen a una densidad más baja para evitar que el neumático se sobrecaliente y reviente. Ajuste la presión a la naturaleza del viaje del día. 0,9 kilos es una buena opción si hay variedad y 0,7 si solo nos movemos por arena blanda.

3.- Sé visible para tus compañeros

En el desierto arenoso solemos disponer de grandes espacios para movernos sin obstáculos, lo que nos da una gran sensación de libertad. Y en la arena circula rápido. Por eso te recomendamos si vas en grupo Usa banderas altas para una mejor visibilidad en pendientes. Un error fatal sería chocar contra uno de tus compañeros de equipo mientras cruzas una duna.

4.- No te llenes por completo

Otra recomendación es que calcules siempre tu capacidad de almacenamiento de gas y su rendimiento. Ciertamente no querrás salir en un lugar como este. Una camioneta todo terreno con combustible barredora sería una excelente ayuda para aventurarse. Es importante que usted un 1o% de tu depósito libre de gasolina para evitar derramarlo y por el calentamiento que exhibirá su tanque.

5.- Revisa el terreno

Es importante hacer un recorrido de inspección para verificar sobre qué tipo de arena vas a montar. Hay una especie de terreno mal llamado arena muy suave, donde podemos atascarnos, se pierde tracción y los obstáculos son difíciles de ver. Esto sucede donde no ha llovido durante varios años y las partículas de limo se acumulan en lugares protegidos en áreas bajas. Cuando se moja, se compacta y cambia completamente de textura, convirtiéndose generalmente en piedra.

Por otro lado, tenemos la arena de playa con la que la mayoría de la gente está familiarizada. Silicio prácticamente puro, sin limo ni arcilla. cuando está mojado Como se ha acabado la marea, ofrece una textura inmejorable. Cualquier obstáculo que podamos ver con el tiempo, tenemos una gran tracción y la sensación inigualable de andar en playas vírgenes.

Si falta tracción y la bicicleta se siente más lenta de lo normal o pesada, no hay problema, conduzca en segunda y con los dos pies en el suelo por separado. Aceleramos a toda velocidad y de repente soltamos el embrague. La rueda trasera patina casi sin tracción, pero si pedaleamos lo más fuerte que podamos, comenzaremos a movernos de inmediato.

La diferencia con el barro es que en la arena la moto no pierde su trayectoria, se mantiene recta en la dirección que le marcamos.

6.- Frenado en arena

simplemente se detiene cambio de postura fuera del cuerpo e interrumpir el gas. Si vamos a buen ritmo y semisentados, con el cuerpo en el respaldo del asiento, con solo ponernos de pie y soltar el gas, la rueda delantera se hundirá en el suelo, frenándonos, permitiendo una gran resistencia a la delantera. movimiento que se genera, sujetando la moto.

Si conduce muy rápido, incluso a más de 110 km/h, puede frenar con fuerza, pero siempre más atrás que adelante. El cuerpo va hacia atrás. Cuando la moto esté a punto de detenerse, suelta el freno delantero, especialmente cuando hayas decidido pasar por encima del obstáculo. En este caso, ten en cuenta que siempre conduces a mucha velocidad en la arena. No importa cuán fuerte haya sido el impacto, vuelve a acelerar a fondo sin dudarlo.

7.- ¿Sentado o de pie?
Hay un cliché de que siempre tienes que levantarte en la arena. Depende de la situación y, a veces, de cómo cada uno de nosotros quiera proceder. Generalmente cuando estamos nos ponemos de pie ante los posibles obstáculos, en la postura que podemos controlar mejor. Podemos caminar de pie cuando hay menos de 70, pero medio sentados en el guardabarros trasero cuando vamos más rápido. Si queremos ir entre 100 y 110 km/h, que es casi lo máximo que puede hacer una moto de enduro sobre arena blanda, tenemos que tener en cuenta que el consumo de energía por el roce de la rueda trasera es enorme. Por un lado, si estamos de pie, no podemos evitar que la rueda delantera se apoye, y por otro lado, adoptamos una postura ligeramente aerodinámica, por lo que la moto, incluso con más de 50 CV, no puede mantener la velocidad de 110 km. .

8.- Cómo tomar los turnos.

Como ya hemos apuntado, puedes frenar más tarde que en otro medio, con la trasera fuerte pero también con la delantera. Te subes con el cuerpo centrado en el asiento, en una posición intermedia que no sujeta la rueda delantera hacia abajo, pero la apoya lo suficiente como para seguir la curva. El secreto es llegar al principio de la curva a la velocidad adecuada. No te excedas, pero nunca pierdas el impulso. Caímos sin miedo y aceleramos al máximo. Si pisa el acelerador en un giro para cerrar la trayectoria, lo más probable es que se quede atascado en el lugar. Por lo tanto, en este caso, el gas se libera durante un tiempo muy breve, unas décimas de segundo, para acelerar inmediatamente de nuevo con fuerza.

9.- Los pinchazos son comunes.

Cuidado con las espinas de acacia. Son realmente duros, largos y afilados. Puedes hacernos daño. Anticiparse es fácil de aprender no pases cerca ciertos árboles o pisar las empalizadas que…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.