ANTES DE SALIR DE UN VIAJE EN MOTO

La fecha por fin ha llegado, estás a punto de hacer realidad este viaje sobre ruedas tan planeado y tan esperado. ¡Enfriar!

Solo queremos recordarte que para que un viaje sobre ruedas sea todo lo perfecto que has planeado, es muy recomendable que te tomes un tiempo antes de emprender un viaje en moto para comprobar que todo está en perfectas condiciones. No es una mala idea llevar su motocicleta a revisión antes de un viaje largo.

Dejamos algunos puntos a tener en cuenta antes de emprender un viaje en moto:
Neumáticos:

Es importante no escatimar en el buen estado de los neumáticos, haz una revisión minuciosa y asegúrate de que el grabado no tenga menos de 2 mm de profundidad para que no tengas que detener tu viaje para cambiarlos. Los neumáticos nos separan del asfalto, mejor que estén en las mejores condiciones para hacer su trabajo.

Aceite de motor:

Imprescindible comprobar el nivel de aceite del motor y cambiarlo si es necesario, es un procedimiento muy sencillo que nos puede ahorrar muchas molestias a largo plazo, además de prolongar la vida útil del motor. Nunca está de más llevar un poco de aceite extra en caso de que necesites rellenar el nivel.

Frenos:

Es muy importante revisar que estén en perfecto estado, todos podemos imaginarnos lo que puede pasar si algunos frenos no funcionan, cuando los necesitemos asegurarnos de que las pastillas delanteras y traseras estén en buen estado.

Encendiendo:

Revisa que estén todos en buen estado y encendidos, es muy importante, sobre todo cuando oscurece, no solo los intermitentes delanteros y traseros, sino también los intermitentes. Es una buena idea llevar algunos repuestos en caso de que necesiten ser reemplazados a mitad de camino.

Batería:

Cuando la batería ha llegado al final de su vida útil, es mejor reemplazarla por una nueva antes de un viaje largo, ya que parece más larga cuando hay que empujar la motocicleta hasta la mitad.

Transmisión:

Si tienes transmisión por cadena, recuerda revisarla antes de salir, revisa el estado de tensión y desgaste de todo el juego de frenos, recuerda engrasarlo y llevar aceite lubricante de repuesto.

refrigerante:

Hay diferentes tipos de motores con diferentes tipos de refrigeración. Si el tipo de refrigeración de tu moto es líquida, comprueba que el nivel de refrigerante sea el requerido. ¡Cuida el motor de tu moto! Tomar una reserva no es demasiado.

Suspensión:

Compruebe si hay fugas en la suspensión delantera y trasera. Si lleva mucho equipaje o un pasajero en la parte trasera, deberá aumentar la precarga del amortiguador trasero.

Vale la pena considerar estos y otros consejos que evitarán un incidente en su camino. Recuerda que siempre decimos: «Siempre es más fácil prevenir que arrepentirse». ¡Feliz rodar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.