LA LEYENDA DE LA CAMPANA – Biker Passion

Este mundo está lleno de mitos y leyendas, así que en esta ocasión les dejaré esta leyenda. Este cuenta la historia del significado de los timbres que muchas veces podemos encontrar en algunas motos (como la de Penny), la historia va más o menos así, aunque a lo largo de la historia hay diferentes orígenes y distorsiones, es básicamente el destino de este timbre no importa su dueño en la calle.

Hace muchos años, en una fría noche de diciembre, un viejo motociclista regresaba de un largo viaje con sus alforjas llenas de juguetes y otras joyas que había comprado para los niños de un grupo en su casa cerca de donde trabajaba.

Mientras cabalgaba esa noche, pensó en la suerte que tenía en este momento de su vida de tener un «compañero» leal como su bicicleta, que entendía su necesidad de viajar por los caminos, y su vieja olla, que ni siquiera tenía dejado en la calle, muchos años habían compartido la calle con él.

A unos 70 kilómetros al norte de la frontera con México andaban al acecho, un pequeño grupo de “duendes” conocidos como “DUENDES DEL CAMINO”.

Ya lo sabes, ¿verdad? Has visto que hay obstáculos en el camino, como baches, palos y pedazos de llantas viejas o clavos, objetos temidos por los automovilistas y muchos otros objetos que afectan la rodadura de una motocicleta. por lo tanto, los «DUENDES DEL CAMINO» se aprovechan de ellos para regocijarse en sus malas acciones.

Pues bien, este viejo motociclista solitario tomó una esquina a la luz de la luna y los duendes le tendieron una emboscada, lo que provocó que golpeara el pavimento y patinara, antes de detenerse, rompiendo una de sus alforjas.

Yacía allí y no podía moverse cuando los goblins se acercaron a él desde la calle. No dispuesto a darse por vencido, el motociclista comenzó a arrojarles los artículos que tenía en sus alforjas mientras los goblins continuaban acercándose. Eventualmente se quedó sin cosas para tirar, pero tenía una campana y comenzó a tocarla con la esperanza de ahuyentar a los pequeños duendes desagradables.

A unos 50 metros, acampando en el desierto, dos motociclistas sentados alrededor de una fogata conversaban sobre su día en la bicicleta y la libertad que sentían mientras el viento soplaba en sus rostros mientras recorrían el vasto país.

En el aire tranquilo de la noche, escucharon un sonido parecido a las campanas de una iglesia y, decididos a investigar, fueron al lugar de donde provenía el sonido. Al encontrar al viejo motociclista al lado de la carretera mientras los «goblins» estaban haciendo lo suyo, se dispusieron a disuadir a los «goblins» hasta que el último desapareció en la noche.

En agradecimiento a los motociclistas, el viejo «lobo de la calle» se ofreció a pagarles por su ayuda, pero como hacen todos los motociclistas de corazón, se negaron a cualquier tipo de pago. El viejo motorista, no queriendo que tan noble acción pasara desapercibida, cortó dos piezas de cuero de sus alforjas y les colocó un cascabel en cada una. Rápidamente los colocó en cada una de las bicicletas, lo más cerca posible del suelo.

El cansado viejo guerrero de la carretera les dijo a los dos viajeros: «Con estos cascabeles en vuestras bicicletas estáis protegidos de los ‘duendes de la carretera’ y si tenéis prisa tocad el timbre y un amigo ciclista os seguirá».

Entonces, cuando ves a un ciclista con un timbre en su bicicleta, sabes que ha sido bendecido con lo más importante de la vida: «La amistad de un compañero ciclista en el camino».

Se dice que si te compras una campana, la magia funcionará, pero solo a una fracción de su capacidad. Es importante que te lo regale un amigo. Entonces, cuando un viajero experimentado te lo da, el poder de su campana se duplica, parte de eso proviene del hecho de que el poder de la campana va con la experiencia del viajero y te lo da a ti, esa experiencia te brinda un extra seguridad en tus viajes.

Así que si tienes un amigo que no tiene timbre en su moto, dale uno y protege su camino. Saber que tiene a alguien a quien cuidar es un sentimiento que no tiene nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.