vibración del volante. Las 7 causas más comunes

Recuerda que el volante se presenta como el nexo entre nosotros y el vehículo, ya que es el elemento más importante a la hora de disfrutar de una buena conducción. La vibración puede hacernos sentir incómodos y aumentar nuestra inseguridad.

El volante también responsable de la dirección del vehículo y por lo tanto debe estar en perfectas condiciones pero queremos sufrir cualquier tipo de problema. Si tú Vibraciones en el volante en exceso, toma nota porque te contamos por qué y cómo solucionarlo.

Causas de las vibraciones del volante

Lo primero que hay que identificar si el volante solo vibra al conducir o si vibra al frenar. Por lo general, las vibraciones se producen cuando el automóvil está en movimiento. Por lo que si también lo padeces estando parado, te recomendamos que contactes con tu compañía de seguros de coche y lleves el vehículo al taller más cercano, ya que conducir en estas condiciones puede ser peligroso.

vibraciones del volante

Principales causas de la vibración del volante

condición de los neumáticos

Una de las principales razones por las que el volante vibra mientras se conduce es una desgaste excesivo de los neumáticos. De hecho, podríamos decir que esta es la razón más común.

Cuando circulamos con diferentes neumáticos que llevan mucho tiempo sin usarse, han estado guardados en un lugar que no reúne las condiciones exigidas o sufren algún problema de fábrica, es habitual que el volante vibre. Lo bueno es que la solución no es complicada porque valdría la pena simplemente cambiar los neumáticos.

neumáticos desequilibrados

Pero el desgaste no es lo único que afecta a las llantas, ya que las llantas mal balanceadas pueden causar síntomas muy similares a los que se ven en Vibraciones en el volante. Por ejemplo, si nota que su volante comienza a vibrar a cierta velocidad, digamos 70 km/h, es casi seguro que se deba a un mal balanceo de los neumáticos.

Es habitual a la hora de cambiar una rueda o incluso de comprar un coche nuevo porque puede que el taller o el concesionario no las haya equilibrado correctamente y suframos vibraciones en nuestro volante. Lo bueno es que la alineación de los neumáticos es una tarea económica, no le costará demasiado.

dirección desalineada

Si la dirección está desalineada, es casi seguro que experimentará vibraciones en el volante. Cada vehículo debe cumplir una serie de requisitos para garantizar que el neumático esté en contacto con el suelo, por lo que es probable que el incumplimiento de estos requisitos provoque un desgaste excesivo del neumático y, por lo tanto, vibraciones en el vehículo.

En este caso, la única solución es acudir al taller y el precio de un nuevo reglaje de dirección oscila entre unos 50 y 100 euros, según el tipo de vehículo y el propio taller.

Mal estado de los discos de freno

Los discos de freno, aunque pasan desapercibidos, juegan un papel fundamental en el funcionamiento de un coche. Estos son los encargados de que tu coche frene correctamente y por si lo notas vibraciones en el volante al frenar, Es casi seguro que tengas que cambiar los discos de freno, ya que pueden estar excesivamente desgastados. El precio del cambio de discos varía según el modelo de cada modelo.

bloques silenciosos

Los silentblocks son elementos metálicos que tienen la función de evitar molestias en la conducción como posibles ruidos, fallos en la amortiguación, etc. Si fallan los silentblocks, pueden producirse vibraciones en el volante, que repercuten directamente en la seguridad y el confort. Un consejo es cambiarlos lo antes posible porque cuanto más tiempo los dejes en mal estado, más rápido se desgastarán tus neumáticos y mayores serán los costes de reparación.

amortiguador

Y por último, pero no menos importante, los amortiguadores salen a la luz. Son los elementos que más inciden en la conducción, ofreciendo comodidad en la conducción pero también grandes molestias cuando se encuentran en mal estado.

Si están dañados, el volante vibrará, además de muchos otros síntomas que harán que tu vehículo sea peligroso para conducir.

Ahora que ya sabes por qué vibra tu volante, te recomendamos que tomes las precauciones necesarias y disfrutes de la comodidad que necesitas para una buena conducción sin riesgos. También mucho cuidado porque este problema suele ser síntoma de otros problemas en la mecánica.

Califica este artículo sobre la vibración del volante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.